Bono considera ‘difícil’ que Rajoy acabe de cuajar como secretario general del PP

28 Oct 2003

José Bono.

Bono considera ‘difícil’ que Rajoy acabe de cuajar como secretario general del PP

28 Oct 2003

José Bono.

Bono considera ‘difícil’ que Rajoy acabe de cuajar como secretario general del PP

28 Oct 2003

José Bono.

José Bono, durante un almuerzo mantenido en el Club Internacional de Prensa, mostró su confianza en que el PSOE "puede y debe" ganar las elecciones del 2004.

El presidente de Castilla-La Mancha, Jose Bono, consideró hoy «difícil» que Mariano Rajoy acabe de «cuajar» como secretario general del Partido Popular. Bono realizó estas declaraciones durante un almuerzo que tuvo lugar en el Club Internacional de Prensa de Madrid.

Bono, que dijo tener buena relación personal con el actual líder del PP, cree que dirigentes del PP que «leían» mientras Rajoy hablaba en el primer Comité Ejecutivo del partido tras ser nombrado secretario general, no le hubieran hecho lo mismo a José María Aznar.

También recordó los «cabezazos» que dieron el vicepresidente Javier Arenas y el presidente del Grupo Popular en el Parlamento vasco, Jaime Mayor Oreja, durante la conferencia que días después de ese Comité Ejecutivo ofreció Rajoy en Madrid. Esto, según Bono, tampoco se lo hubieran hecho al actual presidente del Gobierno, aunque «tampoco es que Aznar sea Demóstenes», añadió.

El PSOE puede ganar en el 2004

Por otra parte, José Bono se mostró convencido de que el PSOE «puede y debe» ganar las elecciones generales de 2004 y reiteró que no se postulará como candidato a la secretaría general del PSOE porque «estoy para ayudar a quien se ponga y hemos decidido que el candidato sea José Luis».

Bono aclaró que no tiene que «cruzar el Tajo», expresión que atribuyó al líder de los Renovadores por la Base, José Luis Balbás, para llegar a Madrid, pero que en cualquier caso no vendrá a Madrid ni aunque le vayan a buscar, «que no van a venir», dijo.

«No me veo postulándome como en el año 2000», señaló recordando el Congreso del PSOE en el que compitió con José Luis Rodríguez Zapatero por la secretaría general del partido. También recalcó que esta será su última legislatura como presidente de Castilla-La Mancha y «creo que esta vez no me van a convencer».

«El PSOE debe buscar el voto moderado»

El presidente de Castilla-La Mancha consideró que el PSOE debe buscar el voto «moderado y de centro» y que cuando hace el cómputo de los votos obtenidos por su partido en la Comunidad de Madrid no los suma a los de Izquierda Unida. Bono dijo tener la convicción personal de que ha habido «contraprestación económica» para los tránsfugas Tamayo y Saez, pero añadió que no tiene pruebas para poder «señalar» a quien los pagó.

El Presidente Bono mostró su satisfacción por haber podido apoyar al candidato socialista, Rafael Simancas, en su campaña a la presidencia de la Comunidad de Madrid y cree que estos comicios han puesto de manifiesto su «valor» y su «fuerza».

En cuanto al resultado, reiteró algo que ya dijo antes de la campaña, que le parece razonable buscar votos «en los caladeros de la derecha». También recalcó que cuando hace el «cómputo» de los votos obtenidos por su partido no los suma a los de Izquierda Unida. «Y no es porque esté en el anticomunismo militante en el que se manifiesta el PP, sino porque el proyecto de mi partido no es el proyecto de mi partido con IU», remachó al tiempo que recordó que en Castilla-La Mancha la formación que lidera Llamazares «prácticamente no existe» porque «la gente de IU vota al PSOE cuando ve que el PSOE puede ganar».

En este sentido explicó que «es más importante ofertar opción de gobierno real y probable que no posibilidades de un pacto cuando se consigue una mayoría matemáticamente posible para el gobierno con el coaligado de Izquierda Unida».

En todo caso, y sobre los resultados del pasado domingo, cree que no caben otras interpretaciones que la de que «el PP ha ganado y los demás hemos perdido». También replicó a los dirigentes de IU que el que fueran a formar gobierno con el PSOE no les da derecho «a marcar la línea política de los socialistas», en alusión a las críticas que desde Izquierda Unida se han realizado por los resultados.

«Para ganar el PSOE tiene que mirar más al electorado moderado y de centro. Hay más votos en el campo moderado y de centro que en la izquierda radical». Aseguró, no obstante, que no ha visto a Simancas radicalizado y que «de los males padecidos» él puede ser «el que menos culpa tenga».

En cuanto a Tamayo y Saez dijo que «nunca personas con tan escasa significación y bagaje intelectual pudieron hacer tanto daño». Bono tiene la convicción de que ambos han tenido «contraprestación económica» por su actuación pero, sin pruebas, «no puedo señalar al culpable».

Tampoco quiso hablar de responsabilidades políticas en el seno del PSOE por la inclusión en las listas de los dos tránsfugas porque «lo que haya que pagar, ya lo pagamos el domingo».

En cuanto a las elecciones generales de marzo de 2004, piensa que pueden y deben ganar y abogó por «licenciar» a los políticos que creen que ganar «es un menester despreciable». «Coincido con Zapatero en que en marzo ganaremos si lo merecemos», remachó.

Rechazó la «dulce derrota» de la que hablan algunos dirigentes de su partido y recalcó que todos los socialistas estarían mucho más contentos si hubieran obtenido para sí los resultados del PP.

«PP y PSOE deben unir sus fuerzas para ganar la batalla de la libertad»
El presidente de Castilla-La Mancha, José Bono, también se refirió al Plan Ibarretxe, que calificó de «demencial» y consideró que PP y PSOE deben «unir sus fuerzas para ganar la batalla de la libertad». Según Bono, «lo mejor que podría ocurrir en el País Vasco es un gobierno no nacionalista».

En el almuerzo en el Club Internacional de Prensa, Bono dijo que, aunque es partidario de que gobierne quien gana, considera que en estos momentos en el País Vasco «lo mejor que podría ocurrir es un gobierno no nacionalista porque uno nacionalista ya sabemos adonde conduce». «Ahora –añadió– está conduciendo a la exaltación de una ilegalidad, pretenden que voto de un vasco valga más que el de un madrileño a la hora de decidir la soberanía nacional».

Para Bono, «hoy toca hacer cumplir la Constitución al lehendakari» al que recordó que es presidente del Ejecutivo vasco gracias a la Carta Magna. Calificó de «demencial» que la propuesta de Ibarretxe pida «separarse de España para luego unirse libremente. No produce risa porque el jefe de HB ha dicho que lo mejor del Plan es que se lo ha copiado a ellos, porque quien habla de esa manera suele ayudar a ETA a matarnos a quien no pensamos del modo en el que ellos reflexionan sobre el País Vasco».

Aclaró que la responsabilidad del terrorismo la tienen los asesinos y sus cómplices pero que el PNV con este Plan «no puede merecer una respuesta razonable y razonada, merece el desprecio a su oportunismo egoísta. No sólo es ilegal, sino que es inmoral».

El presidente castellano-manchego dijo que la Constitución «fue generosa con el pueblo vasco para vivir en paz» y que ahora se quieren «aprovechar» de los españoles «un grupo de iluminados, herederos de un iluminado máximo como es Sabino Arana, despreciable por sus ideas, que nos están proponiendo la ruptura del país, que es el que garantiza la libertad a los que están haciendo una propuesta de esta naturaleza».

Recordó que dirigentes como Ajuria-Guerra ya advirtieron que estaban entrando en el PNV quienes «no habían sabido nada de la guerra civil, ni del exilio ni del sufrimiento y que podían conducirnos al lugar no querido ni siquiera por los históricos de nacionalismo vasco».

Elecciones catalanas

Por otra parte, José Bono, aseguró que Pascual Maragall es un «peligro» para el Partido Popular porque le tienen «miedo» y se mostró convencido de que el candidato del PSC a la Generalitat adoptará la decisión «acertada» en cuanto a sus acuerdos poselectorales.

«Maragall es un peligro para el PP, le tienen miedo. Yo no le tengo ningún miedo, sino un gran afecto y quiero que sea el presidente de la Generalitat, para que acabe una etapa de nacionalismo un poco trasnochado que ha hecho que Cataluña pierda sus valores referenciales respecto a otras regiones de España», dijo José Bono.

Bono no quiso realizar «conjeturas» sobre posibles acuerdos poselectorales del PSC con ERC, aunque se mostró convencido de que Maragall no va a ser «vicario» de nadie. «Estoy tranquilo porque creo que va a tomar la decisión más acertada», concluyó y recordó que existen en Cataluña municipios en los que el PP ya gobierna con Ezquerra.

En cuanto al resto de candidatos catalanes, calificó a Artur Mas de «candidato de bote», que a su entender parece «fabricado para ser el continuador de quien ha sido sin duda un gran líder como ha sido Jordi Pujol». Respecto al candidato del Partido Popular, Josep Piqué, no le ve como presidente de la Generalitat. Le veo presidiendo Repsol o de delegado del Gobierno, pero de presidente de la Generalitat no lo veo. Le veo de proconsul del PP en Cataluña y Maragall no va a ser proconsul del PSOE en Cataluña, pero es que el PSOE quiere presidentes que defiendan los intereses de los ciudadanos a los que representan».

Comparte la noticia en
  • Buscador de noticias
Encuéntranos en

Pin It on Pinterest