Bono, contrario a asistir impasibles e indolentes a la pretensión de romper la Constitución

3 Dic 2003

José Bono, durante su intervención en el homenaje a la Constitución.

Bono, contrario a asistir impasibles e indolentes a la pretensión de romper la Constitución

3 Dic 2003

José Bono, durante su intervención en el homenaje a la Constitución.

Bono, contrario a asistir impasibles e indolentes a la pretensión de romper la Constitución

3 Dic 2003

José Bono, durante su intervención en el homenaje a la Constitución.

El ponente de la Constitución, Gregorio Peces Barba, que asistió al homenaje, señaló que la Carta Magna es un modelo de concordia "que nos ha permitido vivir en libertad y superar los escollos que impidieron nuestra convivencia".

El presidente de Castilla-La Mancha, José Bono, afirmó hoy durante la celebración del acto institucional con motivo del XXV aniversario de la Carta Magna que «no podemos asistir impasibles e indolentes a la pretensión de cuartear ilícitamente la Constitución española», incluso por quienes gobiernan a su amparo.

Ante un auditorio de más de 400 personas que se congregaron en la iglesia de San Pedro Mártir de Toledo para asistir a este acto, José Bono resaltó que la Constitución tiene el poder que le dan los españoles «que saben que no se puede avanzar si no lo hacemos juntos y sin dejar a nadie rezagado en el camino».

«Necesitamos el orgullo de sentirnos históricamente juntos para ganar el futuro», indicó el responsable del Ejecutivo regional quien recalcó que hay que defender «sin complejos» que en España no hay lugar para más nacionalismo que el que cabe en la Constitución española.

Además, el presidente castellano-manchego manifestó que en la Carta Magna «no caben soberanías compartidas ni ámbitos de decisión soberana distintos a los del pueblo español».

En este sentido, el presidente del Ejecutivo regional añadió que la Nación española es la patria común e indivisible de todos los españoles y «que debemos concebir a nuestro país como algo que hacemos, que tenemos y que nos permite ser felices».

Asimismo, José Bono afirmó que la Constitución de 1978 «nos ha permitido vivir el periodo de libertad continuado más largo de la historia de España y emprender un viaje con el rumbo puesto hacia el horizonte de la modernidad».

En relación con los nacionalismos, el presidente regional indicó que «no es preciso gritar para mostrar la intensidad de un sentimiento» y que «los que no somos nacionalistas tenemos unos sentimientos de pertenencia, de identidad y de afecto a nuestra tierra que no son menores que los que pueda sentir cualquier nacionalista».

Así, Bono se manifestó en contra de «las amenazas de quienes alientan el mito de ser los únicos y distintos» y dijo que «parecería ridículo invocar el Rh como señal de pertenencia si no fuera porque, antes que ridículo, es una miserable razón que brindan los pistoleros para matar».<br<
El presidente concluyó su discurso afirmando que «necesitamos valores colectivos que nos sujeten a España» y que nuestro país «no es un almacén de saldos para compras de ocasión» en el que pagar más impuestos non da más derechos» y que «no estamos unidos para llevar a cabo un negocio ni por meros intereses de comerciantes fenicios».

Modelo de concordia

Por su parte, el actual rector de la Universidad Carlos III y ponente de la Carta Magna, Gregorio Peces Barba, afirmó que nuestra Constitución es un modelo de concordia «que nos ha permitido vivir en libertad y superar los escollos que impidieron nuestra convivencia desde el año 1812».

«25 años después nos encontramos en una situación positiva en la que tenemos que tener confianza», indicó Peces Barba quien además resaltó que «hay que huir de los profetas de catástrofes».<br<
El que fuera uno de los padres de la Constitución precisó que la Carta Magna representa un modelo de convivencia y que, en caso de reforma, sería necesario el mismo consenso que hubo en su nacimiento y seguir los procedimientos que establece la misma Carta Magna.<br<
Por último, Gregorio Peces Barba indicó que el texto constitucional debe abordar dos grandes retos, la reforma del Senado para convertirlo en una verdadera Cámara de representación territorial y la reforma de los Estatutos «teniendo siempre como límite la Constitución española».

En el acto celebrado en Toledo bajo el lema «Una región de constitución fuerte» también intervinieron tres jóvenes de la región, Ruth Contreras, Javier Carpintero y Lucía Bravo que resaltaron la proyección de futuro de nuestra Constitución.

Comparte la noticia en
  • Buscador de noticias
Encuéntranos en

Pin It on Pinterest