José María Barreda: ‘El trasvase Tajo-Segura está fuera de plazo y fuera de lugar en el tiempo’

28 Jul 2004

José María Barreda

José María Barreda: ‘El trasvase Tajo-Segura está fuera de plazo y fuera de lugar en el tiempo’

28 Jul 2004

José María Barreda

José María Barreda: ‘El trasvase Tajo-Segura está fuera de plazo y fuera de lugar en el tiempo’

28 Jul 2004

José María Barreda

El presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, aseguró hoy ante su homólogo de Murcia, Ramón Luis Valcárcel, que el Gobierno regional tiene cuantificadas las necesidades hidráulicas de nuestra la Comunidad Autónoma en 637 hectómetros cúbicos por lo que "no hay agua para todos y, por ello, la cuenca cedente tiene que tener siempre prioridad". Según Barreda, "no podemos aceptar un solo día más el trasvase Tajo-Segura porque es una obra que está fuera de plazo y fuera de lugar en el tiempo".

El presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, expresó hoy a su homólogo de Murcia, Ramón Luis Valcárcel, en primer término, y a continuación lo ratificó ante los medios de comunicación, que «el trasvase Tajo-Segura está fuera de plazo y también fuera de lugar en el tiempo, ya que se concibió en 1971, pero hoy, en 2004, con una sociedad política, económica y demográficamente diferente no llegaría ni a plantearse».

José María Barreda se pronunciaba de este modo a la conclusión de la entrevista mantenida en la sede de la Presidencia de Castilla-La Mancha, en Toledo, con Ramón Luis Valcárcel, una vez que éste último le planteará al presidente castellano-manchego mantener una reunión para abordar la situación del trasvase Tajo-Segura. Y añadió que «no podemos aceptar un solo día más esta obra, mientras muchos pueblos que ven pasar el trasvase tienen problemas de abastecimiento».

En ese sentido, el presidente Barreda declaró con rotundidad que está demostrado que «no hay agua para todos y, por ello, la cuenca cedente tiene que tener siempre prioridad. Sólo se puede trasvasar agua excedentaria y en la cuenca no hay excedentes».

Asimismo, fue desgranando las necesidades hidráulicas para Castilla-La Mancha que concretó en la necesidad de 40 hectómetros cúbicos para el abastecimiento de Guadalajara y el corredor del Henares y 52 hectómetros cúbicos para la comarca de La Sagra, siendo estas las dos zonas de la Región con mayor volumen y perspectivas de crecimiento demográfico.

También citó José María Barreda el abastecimiento de la llanura manchega, Ciudad Real y Puertollano que, por Real Decreto de la Ley de 1995, le corresponden 30 hectómetros cúbicos, a los que se sumarían 20 hectómetros más para la regeneración hídrica de las Tablas de Daimiel.

Al abastecimiento de los 27 pueblos de la provincia de Cuenca que están en el recorrido del trasvase le corresponden 5 hectómetros, los mismos que precisa la comarca de Almadén. Igualmente, se refirió a los 65 hectómetros para los regadíos de La Manchuela y a los 120 para el Canal de Albacete, ambos declarados de interés general en 1989, y finalmente, los 300 hectómetros cúbicos de los regadíos de la Mancha Occidental.

En total, 637 hectómetros cúbicos para la Región

De este modo, el presidente del Ejecutivo castellano-manchego resumió en 637 los hectómetros cúbicos que tiene cuantificados el Gobierno regional para completar las demandas hidráulicas de Castilla-La Mancha, a las que habría que sumar las infraestructuras pendientes de realizarse que se contemplaban tanto en el Plan Hidrológico Nacional (PHN) como en los planes de las diferentes cuencas.

En su intervención, Barreda recordó que, en relación al trasvase Tajo-Segura no hay concesión, sólo autorización para el uso de aguas excedentarias y que el artículo 59.4 de la Ley de Aguas, aprobado por Real Decreto en 2001, establece que «toda concesión se otorgará con carácter temporal».

Igualmente manifestó que «ni Castilla-La Mancha, ni su Gobierno ni tampoco su presidente están en contra de los murcianos y sí a favor de Castilla-La Mancha y de los intereses de los castellano-manchegos» y, por ello, agradeció el apoyo de toda la sociedad de la Región.

No obstante, basándose en esa permanente solidaridad de Castilla-La Mancha con Murcia, el presidente castellano-manchego pidió a los regantes murcianos cambiar de mentalidad, de actitud y de filosofía con relación al trasvase «porque no pueden basar sus expectativas de desarrollo y progreso en un río que les es ajeno y lejano».

En esta misma línea apuntó que existe una lógica aplastante como es el hecho de que Castilla-La Mancha no tiene alternativas, no dispone de un mar para desalar como sí tiene Murcia y por ello no se puede colapsar el desarrollo de esta tierra. Aclaró que las propuestas del presidente de Murcia de trasvasar agua desde el Tajo medio no son alternativas viables, ya que el Tajo es un río muy perjudicado y las generaciones actuales y las venideras tienen derecho a que recupere su caudal ecológico y medio ambiental.

A preguntas de los periodistas, el presidente de Castilla-La Mancha recordó la defensa del Tajo desde que se constituyó el primer Gobierno autonómico y apuntó que, desde que se constituyó el primer Gobierno autonómico, en 1983, siempre se han recurrido los trasvases que se consideraban injustos, levantando, incluso, actas notariales de determinados usos indebidos del agua trasvasada.

«Me importa más lo que piensen los castellano-manchegos»

Igualmente aseguró no sentirse preocupado por las opiniones favorables al trasvase Tajo-Segura, o las declaraciones realizadas por la ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, porque «me importa más lo que piensen los ciudadanos de Castilla-La Mancha» y agradeció que el PP en la región respalde la postura del presidente de Castilla-La Mancha, «que se siente respaldado por la práctica totalidad del conjunto de la sociedad».

En cualquier caso, recordó las manifestaciones de la ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, en e?!IdEntrada
?Seccion?FechaNoticia]Lugar?2Provincia ?Region?2Pais?2Continentel Senado hace apenas unas semanas donde aseguró que, «hoy día no se puede hacer un trasvase de una cuenca a otra sin contar con el consenso de los territorios de la cuenca cedente de agua».

Asimismo dijo no comprender intelectual y políticamente que en el discurso contra los trasvases se descarte el que se produce desde la desembocadura del Ebro y no se piense lo mismo en el caso del trasvase del Tajo al Segura donde el desastre ecológico es mayor al realizarse desde la cabecera.

Precisamente, el presidente agradeció de su homólogo de Murcia un cambio de actitud al entender, primero, que el abastecimiento humano está por encima de los regadíos y, segundo, la tropelía ecológica y medio ambiental que se ha cometido con el Tajo al sacar agua de su cabecera.

Finalmente, José María Barreda no descartó mantener nuevos encuentros y diálogos con el presidente de Murcia o con la ministra de Medio Ambiente porque en su talante figura el diálogo, aunque precisó que no renunciará a su planteamiento inicial que no es otro que defender con firmeza y eficacia los intereses de su tierra y de sus ciudadanos.

Comparte la noticia en
  • Buscador de noticias
Encuéntranos en

Pin It on Pinterest