“Es muy satisfactorio el acuerdo entre la Junta y el MIMAM en materia de agua”

15 Mar 2005

Máximo Díaz-Cano

“Es muy satisfactorio el acuerdo entre la Junta y el MIMAM en materia de agua”

15 Mar 2005

Máximo Díaz-Cano

“Es muy satisfactorio el acuerdo entre la Junta y el MIMAM en materia de agua”

15 Mar 2005

Máximo Díaz-Cano

El consejero de Presidencia, Máximo Díaz-Cano, asegura que los municipios ribereños de Entrepeñas y Buendía serán los primeros en beneficiarse del agua del trasvase en unos dos años

El consejero de Presidencia de Castilla-La Mancha, Máximo Díaz-Cano, afirmó hoy que la valoración del acuerdo alcanzado ayer entre la Junta y el Ministerio de Medio Ambiente en materia hidráulica es «enormemente satisfactoria y positiva, puesto que supone un giro histórico y comienza una nueva forma de entender la política hidráulica en nuestro país en general, y en nuestra región en particular».

«Creo que ahora podemos decir con razón que el agua es de todos –dijo Díaz-Cano–, porque ahora también lo es de Castilla-La Mancha», y agregó que el acuerdo supone el reconocimiento «a una demanda muy querida y sentida de esta tierra, que es poder utilizar el agua que la atraviesa a lo largo de 300 kilómetros y que se nos había negado sistemáticamente».

A preguntas de los periodistas sobre la valoración que el PP ha hecho del acuerdo, el consejero indicó que no hay que «entrar muy en serio» a juzgarla, porque «valorar un acuerdo que se ha reconocido que no se conoce es algo que se califica por sí mismo».

En este sentido, Díaz-Cano, respondiendo a las declaraciones de un portavoz del PP que calificó de «tomadura de pelo» el acuerdo, dijo que una «tomadura de pelo» es que el Partido Popular, cuando estaba en el Gobierno de España, no ejecutara «ni el 10 por ciento de las obras hidráulicas presupuestadas durante los últimos 4 años», o que en el periodo en que gobernó José María Aznar haya sido en el que «más agua se ha trasvasado, a menor precio, a Murcia y al Levante. Eso sí es una tomadura de pelo».

Argumentos

El consejero indicó que la satisfacción del Ejecutivo regional se basa en varios argumentos y así, se refirió a que «si no fuera por la presión de Castilla-La Mancha y de su presidente, José María Barreda, hoy no tendríamos una enmienda al Plan Hidrológico Nacional, a través de la incorporación de una Disposición Adicional», que reconoce algo «fundamental e importantísimo, nuestro derecho a utilizar el agua y la infraestructura del trasvase».

Asimismo, dijo que se establece una revisión en el futuro de los volúmenes trasvasables a medida que se vayan realizando las inversiones en la cuenca del Segura, oídas las comunidades autónomas afectadas.

Díaz-Cano subrayó que también, «por primera vez, y de una forma inédita en las relaciones entre el Ministerio de Medio Ambiente y las comunidades autónomas» se crea una Comisión Mixta entre la Junta de Castilla-La Mancha y el Ministerio para analizar y gestionar todos los asuntos que surjan en las cuencas hidrográficas en las que nuestra región tiene interés. De esta manera, dijo, «se abre la puerta a la participación de nuestra comunidad en los asuntos de política hidráulica que nos afectan».

Para el consejero, esto no culmina el camino planteado por el presidente Barreda en el Debate del Estado de la Región para llegar a plasmar esa participación en la reforma del Estatuto de Autonomía, la cual también será preciso abordar y añadió que «si alguien no es capaz de valorar positivamente que se planteen unas inversiones cercanas a los 2.000 millones de euros en obra hidráulica para Castilla-La Mancha, es que mantiene una postura absurda y no tiene en cuenta cuáles han sido las inversiones históricas de nuestra región y sobre todo cuáles eran las inversiones en la materia que reclamaba el PP hace apenas 5 meses».

Máximo Díaz-Cano recordó que esas inversiones están contenidas en las enmiendas al Plan Hidrológico Nacional, presentadas en septiembre de 2004 «y firmadas por su portavoz, Eduardo Zaplana», en las que el PP aspiraba a que en Castilla-La Mancha se realizasen obras por un importe de 1.200 millones de euros. Para el portavoz del Gobierno, «si ahora lo alcanzado son 2.000 millones de euros» no tienen fundamento las críticas ni el cambio de rumbo del Partido Popular en la región.

Primeros beneficiarios

El consejero, a preguntas de los periodistas, adelantó que los municipios ribereños de Entrepeñas y Buendía serán los primeros que se podrán beneficiar del uso del agua del Trasvase Tajo-Segura en un plazo aproximado de dos años, y recordó que ese uso es una vieja reivindicación de estos municipios que, cada verano sufren restricciones de abastecimiento.

Así, recordó que recientemente él mismo firmó con los alcaldes de esos municipios, un acuerdo para reforzar el abastecimiento a la población de estas zonas y señaló que en unos dos años los vecinos de estos pueblos podrán beneficiarse del agua del trasvase.

Comparte la noticia en
  • Buscador de noticias
Encuéntranos en

Pin It on Pinterest