Barreda se compromete a que C-LM dedique, en el 2010, el 2% del PIB regional a I+D+i

21 Nov 2005

Momento de la intervención del Presidente Barreda.

Barreda se compromete a que C-LM dedique, en el 2010, el 2% del PIB regional a I+D+i

21 Nov 2005

Momento de la intervención del Presidente Barreda.

Barreda se compromete a que C-LM dedique, en el 2010, el 2% del PIB regional a I+D+i

21 Nov 2005

Momento de la intervención del Presidente Barreda.

“Con el esfuerzo de todos me comprometo a que, en el 2010, el 2 por ciento del PIB regional se destine a investigación, desarrollo e innovación”. Esas fueron algunas de las manifestaciones del Presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, durante la presentación del Plan Regional de Investigación Científica. Barreda pidió colaboración a los agentes sociales para crear un “microclima” favorable que haga posible este reto , “porque el futuro pasa inexorablemente por la I+D+i”

El presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, se comprometió hoy a destinar en 2010 el 0,45 de los recursos de la Administración a investigación, desarrollo e innovación (I+D+i) para conseguir, con «el esfuerzo de todos», que se dedique el 2 por ciento del PIB regional a tal fin.

Barreda hizo esta promesa durante la presentación del Plan regional de Investigación Científica, Desarrollo Tecnológico e Innovación (PRINCET) 2005-2010, donde reclamó el esfuerzo de los agentes sociales, económicos y educativos para lograr este objetivo y otro «aún más complicado»: cambiar la mentalidad respecto a la investigación.

El presidente regional apostó por crear un «microclima» favorable a la investigación y dijo que, para el cumplimiento del Pacto por la Competitividad y el Desarrollo en el que se diseña «la Castilla-La Mancha que queremos en 2010», es «sencillamente imprescindible» que el PRINCET tenga éxito.

El plan define las políticas científica y tecnológica como los elementos estratégicos del impulso a la innovación en la región para los próximos años, en los que Castilla-La Mancha, según Barreda, la región tiene que «hacer cosas buenas, nuevas y distintas».

Emplazó a los empresarios, a los sindicatos, a la Universidad, a las entidades financieras y, en general a toda la sociedad, a «mimar y a proteger» a la investigación y a incrementar los esfuerzos que dedican a la misma y comprometió el 0,45 por ciento de los recursos públicos de la región para que el 2 por ciento del PIB regional se destine a tal fin para que en el horizonte de 2010.

El último dato ofrecido por el Instituto Nacional de Estadística revela que en 2003 sólo el 0,44 por PIB de Castilla-La Mancha se dedicaba a I+D+i, aportando el sector público el 53 por ciento y el privado el 47.

El objetivo es que en 2010 la relación sea de un 45 por ciento del sector público y un 55 del privado para llegar finalmente a una proporción de 33/66.

El futuro, dijo Barreda, pasa «inexorablemente» por la I+D+i, por lo que es necesario el compromiso, la ayuda, la complicidad y la colaboración de todos en el proceso, dado que España y más aún Castilla-La Mancha deben hacer un «gran esfuerzo colectivo» para acercarse a los niveles europeos.

Plan

El plan pasa por incrementar y optimizar los recursos humanos y materiales y las infraestructuras dedicados a tal fin, así como la coordinación de los agentes implicados.

También pretende potenciar la articulación del Sistema de Investigación e Innovación de la región, mejorando la coordinación entre las empresas, la Universidad, la investigación pública y las demandas de la sociedad.

Asimismo, el plan quiere promover la innovación en las empresas y la diversificación del tejido empresarial para mejorar la competitividad, potenciar la participación del sector privado en la I+D+i y el fomento de una cultura de investigación en el conjunto de la sociedad castellano-manchego.

Para ello se articularán programas «horizontales» para la potenciación de recursos humanos, la innovación empresarial y la difusión y el fomento de la cultura científica.

También habrá programas temáticos relativos a la promoción general del conocimiento; a la energía; a las ciencias y tecnologías químicas; a los materiales, diseño y producción industrial, al medio ambiente; a las tecnologías de la Sociedad de la Información, y a las tecnologías agrarias y alimentarias.

Por último, se diseñan programas «movilizadores» relacionados con el deporte; con la arqueología y el patrimonio; con la prevención, gestión y resolución de conflictos; con el bienestar social y la calidad de vida; con la ingeniería del territorio y con los usos y recursos de agua.

Como mecanismos operativos se prevén becas y contratos de personal investigador, apoyo a los proyectos de I+D, acciones especiales de difusión científica, proyectos de innovación tecnológica y empresarial y acciones de fomento de la participación en iniciativas europeas e internacionales.

Comparte la noticia en
  • Buscador de noticias
Encuéntranos en

Pin It on Pinterest