“Si algo sobra en la España moderna y tolerante son los separatistas pero también los crispadores”

24 Nov 2005

José María Barreda.

“Si algo sobra en la España moderna y tolerante son los separatistas pero también los crispadores”

24 Nov 2005

José María Barreda.

“Si algo sobra en la España moderna y tolerante son los separatistas pero también los crispadores”

24 Nov 2005

José María Barreda.

El Presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda repasó, durante su intervención en el pleno de las Cortes Regionales, el Debate que hace escasas fechas tuvo lugar en el Senado. Barreda destacó que en el mismo puso de manifiesto la postura de nuestra comunidad autónoma para que tenga poder de decisión en los órganos de gestión del agua; la participación de Castilla-La Mancha en la OCM del Vino, etc. También expuso su convicción de la necesaria reforma de la Constitución española y aseguró que “si algo sobra en la España moderna, democrática y tolerante son los separatistas pero también los separadores y los crispadores”

El presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, afirmó hoy que, «si algo sobra en la España moderna, democrática y tolerante», son los separatistas pero también los «separadores» y los «crispadores».

Barreda, durante su intervención en el pleno de las Cortes regionales, al que informó sobre el reciente Debate sobre el Estado de las Autonomías en el Senado, se refirió a la que denominó «polémica interesada» en torno al proceso de reformas estatutarias, en concreto a la del Estatuto catalán.

José María Barreda manifestó que «el cainismo no está en los genes de los españoles, no forma parte de nuestro ADN», pese a que en la historia de España haya habido enfrentamientos en la sociedad azuzados por dirigentes políticos, por lo que apeló a los de la España actual a «ejercer su responsabilidad de evitar enfrentamientos» porque no es bueno que parezca «cada cuatro años que estamos al borde del abismo».

En este sentido, manifestó que «debemos acostumbrarnos a que en democracia hay posibilidades de resolver los conflictos mediante el acuerdo y la negociación» y, en caso de que eso no sea posible, siempre se puede recurrir a la aplicación de la ley.

«Yo debo respetar la voluntad mayoritaria del Parlamento de Cataluña para enviar un texto» de reforma de Estatuto al Congreso de de los Diputados, dijo Barreda, quien reconoció el derecho que en ese sentido tiene la Cámara catalana, aunque también el del Congreso para admitirlo a trámite y enmendarlo «para que se adapte a lo constitucionalmente previsto».

Añadió que «no hay que alarmar innecesariamente», pues «hay filtros suficientes, el procedimiento está previsto y el Congreso cambiará todo lo que haya que cambiar para eliminar lo que no sea estrictamente constitucional».

Barreda, que valoró que después de ocho años el Senado haya vuelto a celebrar un Debate sobre el Estado de las Autonomías y que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, acogiera en él su propuesta para que las comunidades autónomas tengan una «participación decisiva» en los organismos de gestión del agua, afirmó que él no es «inmovilista» ni añora la España centralista que recordó tuvo «efectos perniciosos en Castilla-La Mancha».

Consideró, en este sentido, que después de 27 años de Constitución es necesaria una reforma institucional porque «no se pueden cumplir veintisiete años y seguir vestido con el traje de la primera comunión».

Defendió una reforma del Senado que no se limite sólo a cambios reglamentarios, que serían insuficientes para una cámara que pretende representar a los territorios, que deben, en su opinión, ser las comunidades y no las provincias, lo que dijo hará necesario un cambio en la manera de elegir a los senadores.
Barreda lamentó que el portavoz del Grupo Parlamentario Popular, Lucrecia Serrano «tenga problemas para interpretar los textos», como el de su intervención en el Senado, y que dedicara toda su primera intervención en hablar del Estatuto de Cataluña y no de Castilla-La Mancha, secundando los intereses de los dirigentes nacionales del PP, ya que después de 25 años «no saben ni pueden defender a Castilla-La Mancha porque no han comprendido lo qué es».

También declaró que no aceptará de «ningún dirigente ni miembro» del PP le dé «lecciones sobre la Constitución de 1978», porque el PSOE, «al que me honro en pertenecer, siempre estuvo en el consenso constitucional, cosa que no puede decir usted de su partido», al tiempo que anunció que los socialistas «vamos a seguir por esa senda».

Comparte la noticia en
  • Buscador de noticias
Encuéntranos en

Pin It on Pinterest